En esta nueva entrada, Alfonso de la Cruz Santos nos da algunas claves para diseñar o adaptar tareas de entrenamiento modificando las variables relacionadas con los derechos y deberes de los jugadores.

En primer lugar, me gustaría comentar que este artículo nace fruto de las reflexiones que supusieron para mi la lectura del libro “Rugby, enseignement et apprentissage” del autor Michel Brunet. En él, se dan claves bastante interesantes sobre conceptos y consignas para la iniciación y desarrollo del aprendizaje del rugby. El libro se centra sobre todo en la alternancia del juego, pero hace reflexionar también sobre la importancia del uso de las variables del juego a la hora de diseñar tareas de entrenamiento.

Consideramos como variables del juego aquellos factores o circunstancias que influyen en el desarrollo del mismo. Algunos ejemplos de variables del juego serían el reglamento, el tiempo, el espacio de juego, el número de jugadores o los derechos y deberes de los mismos. Estos factores se pueden manipular o modificar a la hora de diseñar o adaptar tareas de entrenamiento, de forma que se ajusten mejor a la realidad del juego y a los objetivos planteados, a la vez que pueden facilitar el proceso de aprendizaje de los jugadores.

En estada entrada, nos vamos a centrar en la variable del juego conocida como derechos y deberes de los jugadores o expresado de otro modo, qué acciones pueden realizar los jugadores y cuáles no durante el mismo. Concretamente, nos referiremos, en este caso, a los derechos y deberes de los jugadores del equipo no portador del balón.

Vamos a identificar dos tipos de derechos / deberes de los jugadores del equipo no portador del balón: por un lado la acción sobre el portador del balón y por otro la intervención sobre el balón.

  • Sobre el portador del balón: identificamos tres grados de acción
    1. Mínimo: los jugadores del equipo no portador del balón solo pueden tocar al portador del balón.
    2. Medio: los jugadores del equipo no portador del balón pueden bloquear, sin derribar, al portador del balón.
    3. Máximo: los jugadores del equipo no portador del balón pueden derribar al portador del balón.
  • Sobre el balón: también identificamos tres grados diferentes:
    1. Mínimo: los jugadores del equipo no portador del balón no pueden tocar el balón bajo ningún concepto.
    2. Medio: los jugadores del equipo no portador del balón solo pueden intervenir sobre los balones que han caído en el suelo o interceptarlos en el aire (tras un pase, por ejemplo)
    3. Máximo: los jugadores del equipo no portador del balón pueden disputar el balón (por ejemplo, robándolo de las manos del PdB o tras un placaje).

Tabla resumen de los grados de intensidad de los derechos y deberes de los jugadores del equipo no portador del balón

Por lo tanto, la manipulación y combinación de estos derechos y deberes de los jugadores del equipo no portador del balón nos va a permitir principalmente:

  • Modificar la relación de fuerzas entre ataque y defensa, equilibrando o desequilibrando la defensa frente al ataque según nos interese para nuestros objetivos.
  • Crear tareas de entrenamiento con diferentes variables para conseguir una progresión de fácil a difícil que facilite el proceso de aprendizaje del jugador.

Veamos algunos ejemplos:

EJERCICIO 1:

  • Nivel: iniciación (Primera etapa de aprendizaje)
  • Objetivo específico: avanzar, aprender a ensayar
  • Organización: juego reglado
  • Nº de jugadores: dos equipos de 8 a 10 jugadores, distinguidos por petos.
  • Desarrollo: el equipo portador del balón debe conseguir un ensayo. El equipo contrario debe evitarlo. El entrenador tiene dos balones, los inyecta al jugador que él prefiera
  • Reglas:
    • Jugador portador de balón obligatorio avanzar recto y con el balón en dos manos.
    • Jugadores del equipo no portador del balón no pueden intervenir sobre el balón y sólo pueden tocar con dos manos a los defensores.
    • Al 2º tocado sobre el mismo jugador, éste está obligado a dar un pase. Si no, el entrenador usará su segundo balón para dárselo a otro jugador de su elección.

Con esta manipulación de los derechos y deberes de los jugadores (grados mínimo – mínimo, ver tabla anterior), estamos fijando un hándicap muy grande a la defensa, de forma que el jugador portador del balón ataque decididamente la línea de ensayo con carreras rectas, sin miedo a ser interceptado por los jugadores no portadores del balón.

EJERCICIO 2:

  • Nivel: iniciación (Primera etapa de aprendizaje)
  • Objetivo específico: placaje, derribar al portador del balón
  • Organización: juego reglado
  • Nº de jugadores: dos equipos de 8 a 10 jugadores, distinguidos por petos.
  • Desarrollo: el equipo portador del balón debe conseguir un ensayo. El equipo contrario debe evitarlo. El entrenador tiene dos balones, los inyecta al jugador que él prefiera
  • Reglas:
    • Jugador portador del balón debe obligatoriamente correr recto y con el balón en dos manos
    • Jugadores del equipo no portador del balón pueden derribar al portador del balón, pero no pueden intervenir sobre ningún balón (grados máximo – mínimo, ver tabla anterior).
    • Si hay ensayo sin placaje, el equipo que acaba de ensayar, vuelve a tener su posesión.

Con estas variables del juego sobre los derechos y deberes, estamos obligando a los defensores a derribar al portador del balón si quieren impedir su avance, alentando de esta forma los placajes para recuperar la posesión y evitando que los jugadores vayan directamente a robar el balón de las manos del portador.

 

* Bibliografía consultada: BRUNET, M. (2009). Rugby, enseignement et apprentissage. Paris, Amphora.

Alfonso de la Cruz Santos, director deportivo del Área de desarrollo del Liceo Francés, Seleccionador S23 Femenino de Madrid y Responsable de Proyectos de Rugby Soluciones