Una de las máximas obsesiones de los entrenadores es intentar diseñar el ejercicio perfecto. Esta obsesión debería ser una prioridad para todos nosotros, pues aunque se trate de un tópico muy manido, al final los jugadores acaban jugando como entrenan.

Hay varias fórmulas para diseñar o programar una actividad para el entrenamiento. Por un lado, los hay que bucean en Youtube (una auténtica fuente de conocimientos), hasta dar con el ejercicio adecuado. Los más clásicos rebuscan en libros de rugby (aunque desgraciadamente no hay mucha literatura en castellano, algo puedes encontrar en nuestra tienda: http://www.rugbysoluciones.com/tienda/) o preguntan a un amigo entrenador por algún ejercicio en concreto (“oye, me puedes decir un ejercicio bueno para…”). Por último, los más atrevidos modifican ejercicios conocidos o incluso diseñan los suyos propios, para que se adapten perfectamente a sus necesidades de entrenamiento.

Sin embargo, ¿qué puntos claves deberíamos respetar a la hora de diseñar o programar una actividad de entrenamiento? Ya seamos de los que buscan o preguntan, adaptan o modifican, siempre deberíamos tener en cuenta los siguientes parámetros a la hora de proponer ejercicios de entrenamiento:

  1. Seguridad

La seguridad a la hora de proponer o diseñar ejercicios es algo innegociable. Todo el reglamento está diseñado para proteger a los participantes, por lo que la seguridad en el entrenamiento debe ser imprescindible también. Las variables que influyen sobre la seguridad de las tareas son:

  • Espacio: evitar espacios compartidos, dejar suficiente espacio entre las diferentes áreas de trabajo, no compartir líneas de ensayo, etc.
  • Balones: evitar inyectar balones al suelo a jugadores próximos, evitar enfrentamientos entre jugadores lanzados y parados.
  • Jugadores: progresión en la permisividad defensiva, equilibrio en los enfrentamientos.
  1. Legalidad

La legalidad en las acciones podría redefinirse como la relación existente entre el respeto de la regla y la eficiencia del gesto técnico. Las reglas nos dicen qué acciones podemos hacer y como las podemos hacer, por lo que el gesto técnico, las acciones tácticas y la estrategia emana directamente del reglamento. Es por ello que proponer tareas legales debería ser una prioridad. Hay dos factores fundamentales a tener en cuenta:

  • Es necesario introducir el conocimiento de la regla en los ejercicios.
  • Debe haber un respeto total y absoluto por la regla para los jugadores debutantes.
  1. Lógica

¿Qué pretendemos con las actividades de entrenamiento? El objetivo común a todo ejercicio es que nuestros jugadores adquieran nuevos conceptos o habilidades o que se produzca una mejora los ya adquiridos. Pero no debemos olvidar que estos conceptos o habilidades siempre se producen en un entorno de juego y están sujetos a las demandas y a la lógica del juego. Si el ejercicio propuesto pierde esa esencia, deja de ser significativo y el proceso de aprendizaje pierde efectividad. Para que el ejercicio sea lógico, debemos tener en cuenta:

  • Contexto de juego que queremos reproducir: espacio + relación de fuerzas + balones).
  • Lógica de la situación de juego: consignas para los atacantes y los defensores.
  • Situación a reproducir: dinámica de la actividad (puesta en juego, desarrollo y cierre).
  • Reproducir lo que sucede antes, durante y después del concepto o habilidad objetivo del ejercicio.

Controlar estos tres parámetros (seguridad, legalidad y lógica) nos ayudará aumentar la efectividad de nuestros ejercicios, optimizando el proceso de enseñanza – aprendizaje.

El Equipo de Rugby Soluciones