Tags

, ,

El autor de este artículo, David Carerras, aporta siempre rigor teórico e innovación a todas sus propuestas, en este caso enfocadas al Rugby a 7 y a su competición.

Con la entrada del Rugby a 7 en los Juegos Olímpicos y el éxito de las Series Mundiales, nos encontramos con una modalidad deportiva en auge que necesita su propia dimensión en todos los aspectos relacionados con el juego.

Estamos seguros que estas propuestas que nos presenta David a continuación nos ayudarán a entender las características intrínsecas del Rugby a 7. El articulo completo podéis descargarlo al final del mismo:

Resumen del Análisis:
El objetivo de este estudio fue analizar la estructura temporal de los partidos en cuanto a los ciclos de actividad y pausa en torneos de la Sevens World Series. Se analizaron sesenta partidos (n=60), de modalidad masculina, correspondientes a los tres primeros torneos de la Sevens World Series 2011-2012. Las variables dependientes analizadas en el estudio fueron: el tiempo total de partido, el tiempo real de juego y tiempo de pausa, el número de secuencias de juego y número de pausas por partido. Las variables independientes analizadas fueron: la fase del torneo en la que tiene lugar el partido y el nivel de enfrentamiento entendido como la diferencia entre los puestos que ocupan ambos equipos en la clasificación en el momento de iniciar el torneo.
La duración de un partido de seven es de 1002.15 ± 136.23s, con una media de 43.64 ± 29.19s/secuencia; el 71% de las secuencias de juego comprenden tiempos de esfuerzos inferiores a los 51s; el 61% de las pausas tienen una duración inferior a los 51s; en los partidos de cuartos de final (50,90 ± 28.18s/pausa) y finales (50.79 ± 29.95s/pausas) la duración de las pausas presenta diferencias estadísticamente significativas (p < 0.01) respecto a los partidos de pool y semifinales.

El estudio y análisis de la estructura temporal de los partidos y de los torneos es un indicador de rendimiento muy importante para diseñar programas específicos para los equipos de rugby seven.

Conclusiones:
La popularidad del rugby seven se ha extendido enormemente en los últimos años y actualmente se juega en todo el mundo, tanto a nivel amateur como a nivel profesional. En el año 2009 el rugby seven fue formalmente admitido en el programa olímpico y se implementará en los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro en el 2016.

Este es el primer estudio que focaliza su atención en el análisis de la estructura temporal de los partidos de rugby seven masculino disputados en torneos internacionales; y pretende aportar a técnicos, preparadores y científicos información sobre el conocimiento de la relación actividad-pausa, al mismo tiempo que sirva para adecuar la preparación condicional de jugadores y equipos a las exigencias físicas de los partidos en los torneos. El presente estudio ha detectado la tendencia en el incremento del tiempo real de juego en los últimos años, por lo que el conocimiento específico del carácter interválico del juego en la alternancia de secuencias de actividad y pausa constituye un punto clave en el diseño de programas de mejora del rendimiento.

Las secuencias de juego se desarrollan a muy alta intensidad, con una clara tendencia a la demanda de ácido láctico, seguidas de pausas incompletas; por lo que el efecto acumulativo de la fatiga condicionará tanto el rendimiento del partido como el rendimiento en el torneo.

La importancia de la fase del torneo en la que se disputa el partido adquiere relevancia cuando consideramos su influencia:
• A medida que progresa la fase del torneo (Pool, Cuartos de final, Semifinales y Finales), incrementa el número de secuencias de juego.
• La secuencias de juego duran más tiempo en los partidos disputados en las fases Pool.
• En los partidos disputados en Cuartos de final y Finales, la duración de las pausas aumenta.

La importancia del nivel de enfrentamiento (entendido como la diferencia entre los puestos que ocupan ambos equipos en la clasificación en el momento de iniciar el torneo), tiene su importancia cuando se consideran que:
• Cuanto más parejo es el nivel de los equipos mayor tendencia de que las pausas durante el partido sean más largas.

En conclusión, es importante resaltar la perspectiva innovadora de este estudio en tanto considerar el tiempo de descanso ocurrido en la media parte del partido como una pausa más entre secuencias de juego; lo que nos permitirá mejorar el diseño de estrategias para la especificidad del entrenamiento condicional de los jugadores.

Aportaciones:
Los equipos no deben experimentar en competición aquello que no hayan entrenado antes suficientemente. El rugby seven no sólo tiene un elevado nivel de exigencia física, también mental, especialmente a nivel internacional.

El entrenamiento a alta intensidad debe permitir acostumbrar al cuerpo y a la mente a trabajar en las condiciones límite a la que están sometidos los jugadores durante los partidos: elevado nivel de concentración para tomar buenas decisiones y ejecutar correctamente en condiciones de fatiga.

• Los jugadores y equipos de rugby seven de elite requieren niveles de capacidad aeróbica y anaeróbica superiores a los del rugby XV para tolerar las elevadas exigencias de los desplazamientos.
• La optimización de la preparación condicional de los jugadores debe ser específica del nivel de la competición (torneos nacionales o internacionales).
• En los partidos de rugby seven pueden haber diferencias del ratio trabajo-pausa entre la primera y segunda parte del partido.
• La posibilidad de substituir a jugadores puede usarse para mantener el ratio trabajo-pausa.

Artículo completo:
International Journal of Performance Analysis in Sport; 2013, 13, 833-847.
ANALISIS DE LOS PARTIDOS DE RUGBY SEVEN EN TORNEOS INTERNACIONALES
David Carreras(1), Wilbur Kraak(2), Antoni Planas(1); Ignacio Martín(3) and Luis Vaz(4)
(1)National Institute of Physical Education of Catalonia, Lleida University.
(2)Department of Sport Science, Stellenbosch University, Republic of South Africa
(3)Psychology Faculty, University of Granada, Spain
(4)Research Centre of Sport Science, Health and Human Development (CIDESD), Portugal