Tags

, , ,

Es fácil construir una defensa eficaz si tenemos jugadores capaces de ganar sus “duelos uno contra uno” y esto es posible a partir de generar “placajes ganadores”, es decir cuando sobre la situación individual de placaje, el placador gana la batalla del espacio (avanza en el placaje) y/o del balón (provoca la pérdida de la posesión del balón).

Si observamos el juego en defensa de nuestros equipos, especialmente de los de base o desarrollo, la defensa en situaciones uno contra uno es una sucesión de agarres, bloqueos o derribos pero muy pocos placajes en el amplio sentido de la palabra.

En mi opinión esta falta de placajes se debe a una mala concepción de esta habilidad específica.

En primer lugar, como siempre hay que hablar en términos de espacio:

  • Carrera      de aproximación: Mantenerse al      interior del atacante directo
  • Invadir      el espacio del defensor: Antes del contacto invadir el espacio del      portador del balón, en concreto poner      un pie entre sus dos apoyos
  • Impacto      y trasferencia de la fuerza de las piernas: Contacto el hombro y con la pierna adelantada (entre los dos apoyos del portador del balón) de un mismo lado (hombro derecho –      pierna derecha o bien hombro izquierdo – pierna izquierda). Abrazar (antes      en la aproximación los codos deben ir pegados al cuerpo)y después del      impacto seguir empujando con la      fuerza de las piernas
  • Puesta      en juego inmediata: Una vez realizado el placaje, ponerse de pie y actuar      sobre el balón o bien ocupar el espacio

En contrapunto a este esquema relacionado con el placaje, en nuestro juego, nos encontramos con jugadores:

  • Que piensan más en los brazos (es      decir ir con las manos y los brazos extendidos hacia el adversario para      abrazarle) que en las piernas (meter el pie entre los dos pies del      portador del balón)
  • Que abrazan antes de impactar con      el hombro
  • Que placan con el hombro contrario a la      pierna que tienen adelantada (evidentemente no debe ser aleatoria ni      el hombro ni la pierna adelantada, deben responder a la dirección de      juego)
  • Que      solo se centran en el impacto y posteriormente no trasfieren la fuerza de las piernas
  • Que se      convierten en espectadores del      juego una vez realizado el placaje sin levantarse inmediatamente y      siendo útiles sobre el espacio o sobre el balón

Dada la importancia que el placaje no solo tiene dentro del juego sino también en la seguridad de jugador, cada vez que lo entrenemos de manera específica debemos tener muy presente estos pequeños detalles que de una manera muy visual pueden verse en el video que acompaña a este escrito.